| Presentación | Bases | El Premio  |  El Jurado | El Galardonado | El Discurso |
 | Ceremonia de entrega  | Noticias | Ediciones anteriores | Antonio Asensio |

 

 

 

 

 

 

Agustín Ibarrola

 

 

 

EL PREMIO

Una obra de Agustín Ibarrola

AGUSTIN IBARROLA GOICOECHEA, pintor y escultor, nació en el caserío de Ariz, Vizcaya, España, el 18 de agosto de 1930, de una familia de condición modesta. A los 11 años comenzó a trabajar en otro caserío y ya dibujaba con pedazos de tela y ladrillos. Luego entró de pinche en una fábrica de zapatos. Pintaba en paredes y sus compañeros de trabajo montaban rifas para comprarle telas donde pintar. En 1948, cuando apenas tenía 18 años, hizo su primera exposición individual en Bilbao. Luego vinieron otras por los pueblos vizcaínos. Durante algún tiempo trabajó, en superficie, en la mina "del Alemán". Allí estuvo con Blas de Otero. Casado muy joven, con Mari Luz, se fue con su mujer a vivir a la isla de Formentera, donde probó la soledad y regresó nuevamente a Bilbao. En 1955 decidió probar suerte en París. Necesitaba dinero con el que sostener a su familia. Pero para sobrevivir tuvo que hacer de albañil, carpintero y realizar otros oficios manuales. En la capital francesa formó en mayo de 1957 el "Grupo 57", junto con los artistas Angel Duarte, José Duarte, Juan Serrano y Juan Cuenca, que publicaron el llamado "Manifiesto de Interactividad". El grupo se disolvió en 1964. En la pintura de Ibarrola se distinguen perfectamente tres períodos: el de su juventud que reflejaba el paisaje, los caseríos, el riachuelo; el segundo período, de los años 60 a los 80, en el pinta temas de suburbios, industriales y mineros, masas asustadas, hombres apaleados, cárceles, metralletas; actualmente desdramatiza su pintura y su escultura.
En el verano de 1962 fue encarcelado en Burgos acusado de haber agredido a un policía armada y de pertenecer al Partido Comunista de Euskadi, aquí permanecerá hasta septiembre de 1965.

La estatuilla que recibe el ganador del Premio Antonio Asensio de Periodismo es obra del escultor Agustín Ibarrola. Se trata de un bronce que representa una figura con los brazos alzados entre los que se encuentra una paloma. La figura, un homenaje al concepto de libertad, traduce perfectamente al metal los principios de independencia y libertad que inspiraron al fundador de Grupo Zeta y que concentran la filosofía del premio que se instituyó en su recuerdo.
 

 

Allí pudo pintar gracias a sus compañeros del PCE. Las obras de este período fueron sacadas clandestinamente de la cárcel y fueron expuestas en Londres en 1963, y después en Milán. Su producción quedó en depósito –según el autor- en el PCE, quien en 1987 manifestó que las había vendido.
Años más tarde, el 4 de abril de 1967 participó en una manifestación y fue detenido de nuevo y posteriormente encarcelado. En esta segunda ocasión pasó a la prisión de Basauri, donde realizó en la Navidad de 1968 un mural para decorar la nave en la que estaba recluido. Esta obra fue luego modelada en escayola y, finalmente, pasó a mural en hierro con un peso superiora 20 toneladas y que fue expuesto en Madrid en enero de 1987. En esta época fue el símbolo de lo que se denominó pintura social.
Con la vuelta de la democracia a España, el Partido Comunista de Euskadi pidió la reaparición pública del artista, sobre todo, desde que en noviembre de 1980 el alcalde de Zaragoza, Sainz de Varanda, clausuró una exposición de Ibarrola en la capital maña. El alcalde alegó que algunas de las obras podrían suscitar una reacción violenta de grupos de ultra derecha, ya que en éstas aparecían ikurriñas y miembros de la guardia civil.
Después de este incidente el artista se recluyó en su caserío en la falda del monte Ereño, en el bosque de Oma, en Cortézubi, cerca de Guernica, donde comenzó a pintar en 1983 sobre los troncos de más de 500 pinos. Acabó la obra, internacionalmente conocida por "El bosque de Oma", en 1991. Años después, en el verano de 1998 varios alumnos de Bellas Artes repintaron las figuras de las cortezas de los árboles. Tan sólo abandona su refugio de Oma para impartir clases en la Escuela de Bellas Artes de Bilbao. Desde finales de 1985 dos de sus obras murales realizadas con traviesas de ferrocarril se encuentra en la estación de RENFE de Bilbao-Abando. En enero de 1987 realizó en Madrid su primera exposición antológica formada por un millar de obras, del período de 1944 a 1987. Esta exposición viajó luego a Zaragoza y, en mayo, a Bilbao. Un año después, en febrero, expuso en Bilbao y, después, en la estación de RENFE Madrid-Chamartín. En esta ocasión la obra era un conjunto escultórico, titulado "Ola a ritmo de Txalaparta", y realizado con medio centenar de traviesas de madera. En 1989 trabajó en el conjunto, encargado por la Diputación Foral de Vizcaya, de grandes proporciones y coronado por una especie de dado de hormigón, de más de 80 toneladas de peso. La obra, titulada "La casa de hierro", fue ubicada en un cruce de carreteras. Por esas fechas trabajó en las esculturas que le fueron encargadas para situarlas en varios de los puertos vascos.
Años después, a finales de 1996 desaparecieron algunas de ellas y fueron encontradas en un vertedero de Bermeo, volviendo a su lugar en 1997.
A finales de 1990 realizó una exposición antológica en Basauri, donde pasó su infancia y juventud, como pinturas murales, xilografías, esculturas y composiciones con traviesas. Luego, ésta recorrió entre marzo de 1991 y comienzos de 1992 varios países iberoamericanos (Perú, Chile, Argentina, Venezuela y México).
El artista regaló a la ciudad de Vitoria, en junio de 1992, su primer trabajo en piedra (mármol gris), titulado "La mirada", así como la escultura de hierro "Hombro con hombro", que el artista ideó durante su reclusión en Basauri en 1967 y que ejecutó entre 1971 y 1986. Volvió a trabajar directamente sobre la naturaleza cuando entre julio de 1992 y junio de 1993 realizó una obra con el conjunto de rocas del paraje en un monte de Gautegiz de Arteaga, en Vizcaya. Parte de su obra se incluyó en la exposición dedicada al "Equipo 57", que tuvo lugar en septiembre de 1993 en el Centro Reina Sofía. Otra similar se llevó en marzo de 1994 a una galería de Bilbao.

Desde 1995 trabajó en el "Bosque de olmos", junto al Puente Romano de Salamanca, el proyecto con una treintena de olmos secos y esculturas en piedra, en el que también colaboraron otros artistas, fue paralizado a mediados de 1995 y tras su finalización, en noviembre de 1998 el Ayuntamiento de la ciudad inició su traslado a otro lugar. Su escultura de gran tamaño "El bosque de totems", con un peso de 18 toneladas y realizada con medio centenar de traviesas de ferrocarril sobre bloques de hormigón, estuvo expuesta entre enero y febrero de 1997 en la estación de Bilbao-Abando, luego realizó una gira durante cinco meses por diversas estaciones españolas (Santander, Valladolid, Córdoba o Valencia), antes de su ubicación definitiva desde julio de ese año en la estación madrileña de Príncipe Pío. Sus primeras esculturas realizadas con papel las expuso en abril de 1997 en Madrid.
Militante del Partido Comunista de Euskadi (EPK) durante varias décadas, fue candidato al Congreso de los Diputados en las elecciones generales de 1977 por Vizcaya. En 1981 abandonó este partido al fusionarse un sector de éste en Euskadiko Eskerra (EE), pasando a militar en esta última formación.
Sus obras han levantado polémica en varias ocasiones, como cuando en octubre de 1991 un grupo de vecinos del barrio donostiarra de Intxaurrondo se opusieron a que se colocara su escultura "Juego de niños", o cuando algunas de sus obras fueron dañadas en diciembre de 1992 en Vitoria. Entre los multitudinarios homenajes que ha recibido mencionar el que se le tributó el 25 de febrero de 1993 en Bilbao con la participación de personalidades de la cultura, política y la sociedad vasca y del resto del país, o el que le tributó en enero de 1999 el Círculo de Bellas Artes de Madrid al cumplirse los 50 años de su actividad profesional y de la primera visita que hizo a la institución.
Es autor de la escultura que se entrega en el premio internacional de Economía Social "Txemi Cantera" de la ASLE. También fue en julio de 1997 el creador del símbolo del "lazo azul" en pro de la liberación del concejal de Ermua del PP Miguel Angel Blanco y del logotipo (faro) del Foro de Ermua (junio de 1998) al que el escultor pertenece. En febrero de 1999 se presentó su logotipo del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (una margarita con los colores del arco iris).
En diciembre de 1999 inauguró en la localidad orensana de Allariz según él la obra más importante de su vida. Se trata de una intervención escultórica y pictórica en el bosque alaricano de O Rexo. La exposición es una síntesis del trabajo de los últimos diez años y en ella también se unen las propuestas que se plasmaron en el bosque pintado de Oma (1983-1991) y la intervención pictórica y escultórica que realizó, en el verano de 1999, en el bosque de O Rexo. La exposición viajó a Madrid, Toledo y Valladolid.
Defensor de la paz y del fin de la violencia en el País Vasco en febrero del año 2000 grupos radicales del País Vasco apedrearon su caserío y realizaron diversas pintadas en las que se leía "asesinos" en alusión a la situación de los presos.
En septiembre 2000 inició en Santillana del Mar la exposición "El Arte en Libertad", compuesta por lienzos, traviesas, totems y esculturas de papel.
El 18 de diciembre siguiente fue homenajeado con ocasión de la presentación, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, del libro "El bosque de Oma", editado por la Universidad del País Vasco-UPV.
El 27 de abril de 2001 fue dañada una escultura de Ibarrola ubicada en San Sebastián, con pinturas amenazantes contra el artista vasco, miembro del Foro de Ermua.
El 3 de mayo siguiente, Ibarrola fue distinguido con el Premio de la Confederación "Mayores en Acción" (CEOMA).
Además, el 14 de julio de 2001 comenzó a pintar los bloques de hormigón que conforman la escollera de defensa del puerto pesquero de Llanes. La obra “Los cubos de la memoria” fue calificada por Ibarrola como su "mayor reto artístico" y su proyecto "más ambicioso". No obstante, el 12 de septiembre siguiente la organización nacionalista asturiana Andecha Astur presentó una denuncia ante el Seprona por los "efectos contaminantes" de las cinco toneladas de pintura empleadas.
El 23 de octubre recibió en Madrid el Premio Jovellanos 2001 por "su trayectoria histórica liberal personal y su defensa de las libertades en el País Vasco".
El 8 de abril de 2002 fue instalada, en la plaza Bide Onera de Barakaldo, su obra escultórica que recuerda a las chimeneas de los desaparecidos Altos Hornos de Vizcaya. El conjunto se compone de tres cilindros metálicos de siete metros y medio de altura, en los que se han invertido alrededor de 900.000 euros.
En julio 2002 se inauguró en Ermua una escultura en homenaje a las víctimas del terrorismo, que se asemeja a un monolito egipcio. En el acto participaron Fernando Savater, del colectivo Basta Ya, Cristina Cuesta, de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y Mari Mar Blanco, de la Fundación Miguel Angel Blanco. El artista, que ha trabajó durante dos años en esta obra, la dedicó a "las víctimas del terrorismo vasco y a todos los amenazados por él".
El 4 de marzo de 2003 el escultor Agustín Ibarrola inauguró en Leganés "La esfera", escultura de gran formato, junto a la que plantó un roble como "símbolo histórico de los vascos" y de hermandad de su región de origen con el municipio que alberga la primera obra del artista vasco en la Comunidad de Madrid.